Josep M. de Sagarra, traductor

Jaume Alcover Vidal

Resum

La traducción de una lengua a otra ha perseguido siempre la finalidad de incorporar, por la razón que sea, una obra perteneciente a una lengua y a una cultura determinadas a la lengua y cultura del traductor; la fidelidad con la que se realiza esta labor ha sido totalmente irregular a lo largo de los siglos: con el tiempo se ha hecho más rigurosa, de tal forma que el exceso de rigor ha llegado a malograr las normales intenciones del traductor, es decir, lograr que el público lector o espectador entienda el contenido profundo, último, de la obra. La sensibilidad de Josep M. de Sagarra ha comprendido desde un principio el peligro que supone llegar a este extremo; sus traducciones de Shakespeare son una auténtica catalanización del dramaturgo inglés, sin traicionar en nada su pensamiento, sino adaptándolo a la escena de nuestra tierra. Los fragmentos analizados así lo demuestran, especialmente la difícil versión de la tonadilla de Mistress Mine de la Noche de Reyes. Un buen dominio del catalán, tanto en prosa como en verso, ha sido el instrumento que ha posibilitado que Sagarra llevara a cabo su labor con absoluta garantía de éxito, tal como lo ha demostrado la representación de cualquiera de sus versiones shakespeatianas.

Text complet:

PDF


Copyright (c) 1983 Jaume Alcover Vidal

Llicència de Creative Commons
Aquesta obra està subjecta a una llicència de Reconeixement 4.0 Internacional de Creative Commons

e-ISSN: 2385-362X | ISSN: 0212-3819