Reflexions sobre el fenomen de la «performance»

Hubert Besacier

Resum

Siempre ha sido difícil definir la performance, precisamente por su carácter, su originalidad y su interés: la multiplicidad, la movilidad, la polimorfia. Así pues, podríamos decir que se trata menos de una forma de trabajo artístico que de una forma de espíritu relacionada con una época determinada. Una de las vías más idóneas para analizar este fenómeno a nivel personal es la del acercamiento personal, la del contacto directo con los principales protagonistas de los movimientos accionistas a lo largo de la década de los años setenta.

Después de realizar un recorrido por los diferentes momentos claves del desarrollo de la performance, por lo que a fechas y localización geográfica se refiere, es preciso revisar los estrechos lazos que ésta mantiene con el teatro, de los cuales surgirán artistas como Hermann Nitsch, cuya actividad se caracteriza por la ausencia de un soporte específico. No obstante, hay un punto donde la performance se separa del teatro: en la primera es el artista, él mismo, quien se expone. Es necesario eliminar aquello que, tanto en teatro como en pintura o escultura, aparece como un retorno a la materia, a la habilidad técnica. El medio es el artista, el cual se libra públicamente a un acto real, ni simulado, ni dramatizado, no como actor, sino como actuante.

Text complet:

PDF


Copyright (c) 1988 Hubert Besacier

Llicència de Creative Commons
Aquesta obra està subjecta a una llicència de Reconeixement 4.0 Internacional de Creative Commons

e-ISSN: 2385-362X | ISSN: 0212-3819